La evolución de los modelos de negocio tradicionales
orientada a cumplir con las necesidades de clientes
que han adquirido mayor autonomía (influencia) y para
los que la tecnología desempeña un papel
fundamental.