Dexon Software

Conocimiento y creatividad con Knowledge Process Outsourcing

Según algunas escuelas de pedagogía, se considera que la más alta habilidad que puede llegar a desarrollar una persona en su proceso de aprendizaje es la creatividad. Esta idea fue generada por primera vez por Benjamin Bloom en 1956 en un texto escrito en colaboración, titulado Taxonomía de objetivos educacionales; allí, Bloom propuso un listado de habilidades que un aprendiz va desarrollado gradualmente, hasta llegar a la más importante y elevada de todas, la capacidad de crear algo nuevo:

El marco elaborado por Bloom y sus colaboradores constaba de seis grandes categorías: Conocimiento, Comprensión, Aplicación, Análisis, Síntesis y Evaluación. Las categorías posteriores a Conocimiento se presentaban como “habilidades y destrezas”, entendiendo que el conocimiento era la condición previa necesaria para poner en práctica estas habilidades y destrezas. (bloomstaxonomy.net).

Esta taxonomía debe entenderse como una especie de escalera que debe ir subiéndose escalón por escalón, y en la que es imposible saltar alguna de las etapas. Entonces, para alcanzar la posibilidad de la creatividad, definida como producir una obra original o nueva, hay que tener primero una base de conocimiento estable y sólida, y después avanzar por las otras habilidades por medio de la práctica.

En este mismo esquema, esa base fundamental, el conocimiento, se entiende como la capacidad de recordar hechos y conceptos básicos, que son a partir de los cuales se puede hablar de una verdadera inteligencia. Estos conceptos estructuran la realidad y son como las fichas de un juego de lego que después servirán para construir, aplicar, analizar, pensar, etc.

Los negocios no son muy diferentes de esta manera de entender la inteligencia y el aprendizaje. Igual que una persona, para que un negocio pueda pretender crear algo nuevo u original, debe primero asegurarse de que tiene un conocimiento básico de sus procesos, de los resultados de sus proyectos, de la respuesta que tienen sus clientes a los servicios que les ofrece la compañía.

Utilizar el conocimiento en su empresa no consiste necesariamente en idear nuevos productos y servicios inteligentes, ni en idear nuevas formas ingeniosas de venderlos. Es mucho más sencillo. Los conocimientos útiles e importantes ya existen en su empresa. Pueden encontrarse en la experiencia de sus empleados, en los diseños y procesos de sus productos y servicios, en sus archivos de documentos (ya sea en formato digital, en papel o en ambos), en sus planes para actividades futuras, como ideas para nuevos productos o servicios. El reto es aprovechar estos conocimientos de forma coherente y productiva. (infoentrepreneurs.org)

Creatividad y compañías

Una vez que una compañía ha alcanzado el nivel del conocimiento, puede empezar a pensar en transformar sus procesos, en dinamizar sus actividades y en generar nuevas formas de organizarse para brindarles a sus clientes nuevos productos o nuevos servicios, o nuevos canales y estrategias de comunicación o de entrega de resultados. Entonces, ¿cómo lograr ese conocimiento?, ¿cómo lograr que los datos o la información se conviertan en una base sólida que a través de la experiencia pueda llegar a convertir la compañía un ente creativo e innovador?

La respuesta más sencilla a esta pregunta es la tecnología. En este momento en que las compañías generan cientos de datos y de señales que se registran en sistemas digitales, solo con el uso de recursos tecnológicos es posible tener un almacén de toda esta información para después intentar convertirla en conocimiento esencial. Esto es lo que buscan los llamados procesos de Knowledge Process Outosourcing (KPO).

El Knowledge Process Outsourcing (KPO) es la práctica de contratar la realización de funciones empresariales clave, relacionadas con la información. El trabajo se contrata a personas que suelen tener títulos profesionales y amplia experiencia en un campo concreto, lo que se conoce como KPO. Los trabajadores de una empresa independiente o de una división de la misma organización pueden realizar las tareas relacionadas con la información para la corporación en su conjunto. La filial puede estar situada en el mismo país que la empresa matriz o en una cuenta externa para ahorrar dinero u otros recursos. (tutorialspoint.com)

El KPO es una manera de externalizar algunos procesos de una organización, para que la compañía de outsourcing pueda transformar sus datos y su información en conocimiento. Para esto, la compañía que ofrece el servicio debe ser capaz de analizar la información en diferentes combinaciones y sacar todo tipo de conclusiones a partir de esos análisis. Estas conclusiones serán los bloques de construcción sobre los que la organización podrá después basar sus acciones y en últimas llegar a desarrollar verdaderas ideas innovadoras. Esta es, además, una necesidad clara en tiempos en que los clientes buscan rapidez y maneras inesperadas de recibir satisfacción a sus demandas.

En Dexon Software nos hemos convertido en aliados de muchas organizaciones de KPO. Con nuestra solución de Business Process Management hemos podido descubrir que al automatizar los procesos de una organización, al mismo tiempo permitimos que la información se convierta en un activo disponible para hacer todo tipo de análisis y que estas organizaciones le brinden verdadero conocimiento a sus clientes. Así, la cadena tecnológica de colaboración entre unas organizaciones y otras se fortalece, y las habilidades de una sirven a las demás, para consolidar un desarrollo de nuevas fortalezas para el crecimiento de las economías.

Post de interes

Compartir este post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Utilizamos cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web